lunes, 7 de julio de 2008

Fundamentos de Ecologia

UNA APROXIMACIÓN

El hombre se ha interesado por la ecología desde épocas muy antiguas debido a su necesidad de subsistir sacando provecho del medio ambiente, ya fuera cuando vivía de la caza y la pesca, o después, cuando lo hacía de las prácticas agrícolas y la domesticación de animales. Este conocimiento provenía de la observación de los ciclos que se dan en la naturaleza y se trasmitía bajo la forma de tradiciones y prácticas, muchas veces unidas con un componente religioso. Más tarde, Aristóteles, Hipócrates y otros filósofos griegos formularon consideraciones ecológicas aunque la palabra aún no había sido acuñada.

El término “ecología” comenzó a ser utilizado por el biólogo alemán Ernest Haeckel en 1869. Se deriva de dos palabras griegas: oikos que significa “casa” o “lugar donde se vive” y logos que significa “tratado”. La ecología puede ser definida como la ciencia que estudia las relaciones de los seres vivos con su ambiente y entre sí. Al medio ambiente contribuyen factores abióticos como la temperatura, la lluvia, la radiación solar, el suelo y el agua, y factores de índole biológicos o bióticos.

Cada ciencia estudia la naturaleza a partir de un nivel que le es propio. Así, la física se ocupa de las partículas atómicas y subatómicas, la química estudia las moléculas, y la biología trata sobre los organismos. La ecología por su parte, se interesa por un nivel mayor cuya delimitación no es fácil, ya que trata con unidades de vida de múltiples elementos que interactúan entre sí.

Aunque la ecología es una división básica de la biología, también integra varias de las distintas disciplinas que se ocupan del estudio de los organismos. La biología se puede dividir en dos niveles. Una división comprende las disciplinas que se ocupan de los aspectos generales, comunes a muchas formas de vida y sin restringirse a algunos organismos particulares, como la morfología, la fisiología, la genética, la embriología y la ecología. El otro nivel se interesa por los mismos aspectos, pero aplicándolos a grupos específicos de organismos, dando origen así a la botánica, la micología -el estudio de los hongos-, la entomología -estudio de los insectos- o la ornitología –el estudio de las aves-.

En estos últimos años, la ecología ha adquirido particular importancia como fundamento científico para un compromiso individual y colectivo en beneficio de las generaciones presentes y futuras que tienen el derecho de vivir en un mundo sano y agradable. La especie humana ha cambiado de manera esencial el ambiente a escala global, debido al dominio sobre algunas fuentes de energía y al uso indiscriminado de otros recursos, como el suelo, el agua, la flora y la fauna. Las alteraciones han sido irreversibles y se han acentuado con el crecimiento de la población y la industrialización, en algunos casos.